Facebook Twitter

Blog & Noticias

¡Todos mis alumnos pueden llegar lejos!

¿Cuántas veces hemos oído acerca de personajes notables que fueron malos estudiantes? Albert Einstein, Thomas Edison, Winston Churchill y Giuseppe Verdi, son solo algunos ejemplos de alumnos que fueron incomprendidos por sus profesores, y sin embargo, lograron superar las expectativas de todos.

Hay muchos factores que entran en juego a la hora de dejarse vencer en los estudios: la falta de confianza en uno mismo, el miedo a equivocarse y al rechazo, la desmotivación y los estados emocionales negativos.

Sin embargo, la clave para afrontar cada uno de estos problemas está en la propia determinación del alumno y la buena orientación y refuerzo de los educadores. Lo que está claro, de acuerdo a la neurocientista Mary Helen Immordino-Yang, es que todo estudiante podrá desarrollar aquellas capacidades cognitivas y sociales que requiera en la medida que viva la experiencias de aprendizaje adecuadas.

Como docentes, hay una técnica que me agrada mucho y es la visualización.

Nuestro cerebro es una máquina perfecta que puede alimentarse de pensamientos constructivos y optimistas y ponerse en marcha para conseguir lo que busca, si tan solo supiéramos encaminarlo adecuadamente.

La visualización es una técnica de sugestión por medio de la imagen. Creamos una imagen atractiva y agradable que se va grabando inconscientemente hasta que adquiere un poder decisivo sobre la mente. De hecho, las publicidades utilizan este poder sugestivo para convencernos de algo.

Podemos dirigir la visualización a eliminar conductas inadecuadas o bien al logro de objetivos importantes.

Imagina cómo quieres que sea el día siguiente unos minutos antes de irte a dormir. Procura estar relajado. Visualiza siempre en positivo. Usa esta herramienta como una “pantalla de cine” y construye tu escenario de acción con todas las estrategias que se te ocurran.

Desde luego, esto no es magia; el proceso de visualización debe estar acompañado de preparación y constancia, de un trabajo previo que te acerque al objetivo. Y es allí en donde esta técnica prepara a tu mente reforzando lo que ya hiciste.

Otra de las técnicas que siempre resulta motivadora es el Tablero de Visión o Vision Boards. Basta con recolectar imágenes, dibujos, etiquetas, etc. de aquellas cosas que nos haría ilusión lograr, sean viajes, metas profesionales, académicas, personales, etc.

De nuevo, con un Tablero de Visión le estamos diciendo a nuestro subconsciente las cosas buenas a las que queremos llegar.

Tanto la Visualización como el Tablero de Visión son herramientas que van preparando nuestro ser para recibir lo que tanto queremos.

Pero también tenemos que trabajar los miedos.

Si deseamos algo con fuerza pero el temor nos impide alcanzarlo, entonces el miedo es un problema. Y por supuesto, el miedo lo enfrentamos todos, alumnos y profesores.

Como educadores, tenemos que aprender a manejarlo y así transmitir la mejor imagen posible a nuestros alumnos.

En particular, me gusta el método de la escalera. La escritora española Elsa Punset describe que para superar el miedo “hay que exponerse a ese temor de forma repetida, gradual y controlada”. Como quien sube una escalera, peldaño a peldaño. La subida es lenta y agotadora, pero tiene un final y allí está la recompensa: la superación del miedo.

Una vez que establecemos un plan de acción en varios pasos (peldaños), veremos que vamos superando los miedos y aumentaremos nuestra motivación y autoconfianza.

A propósito de la motivación, un grupo de científicos de la Universidad de Vanderbilt demostró que el neurotransmisor dopamina tiene un fuerte impacto en la voluntad, siempre que se localice en el lugar correcto del cerebro.

Utilizando tecnología de mapeo cerebral, descubrieron que las personas ambiciosas tenían altos niveles de dopamina en las áreas que se encargan de la recompensa y motivación en el cerebro. Mientras que las personas “vagas” tenían un mayor nivel de dopamina en el área asociada a la emoción y el riesgo.

Sabiendo esto, ¿cómo podríamos motivarnos correctamente? La clave está en motivarse activamente, es decir, a través de la acción. Se ha descubierto que los picos de dopamina autoinducidos previos a la acción, desaparecen en cuanto la acción comienza. Por eso la motivación tiene que ser el resultado de la acción, no la causa.

¡Lo importante es empezar! Superar el miedo inicial y desarrollar actividades que a la larga produzcan un impulso de dopamina de forma natural.

Motivar a tus alumnos es sumamente importante; para ello debes encaminarlos hacia actividades prácticas. A continuación te presento algunas sugerencias para que apliques en el aula:

  • Desarrolla juegos y dinámicas para enseñar un tema.
  • Presenta videos cortos para introducir un tema.
  • Haz que los alumnos comenten sus experiencias y vivencias vinculadas al tema que analizaremos.
  • Genera debates en torno a temas de interés para todos.
  • Presenta el contenido de tus clases de forma breve pero divertida.

 Esteban Álvarez Escobedo

Gerente General DirectivoDocente

Emprendejoven
Acerca de Emprendejoven

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

 

Sobre Nosotros

Somos una empresa socialmente responsable que genera experiencias de aprendizaje en personas y organizaciones de todo tipo, con el fin de desarrollar sus habilidades socioemocionales y elevar sus capacidades y potencial al máximo.

 

Categorías

EJ Mejora Continua